Breaking News
recent

Los peores diez alfajores, según un especialista

Facundo Calabró, catador y alfajómano mal elabora la primera lista de los peores alfajores argentinos.


Facundo administra un conocido blog llamado El Alfajor Perdido donde incluye reseñas y sesudos microensayos como Vindicación del alfajor de fruta. “Comprendí que el alfajor de fruta, desde el membrillo hasta el saúco patagónico, merecen todo nuestro respeto”. También se descubrió defensor a ultranza del alfajor de chocolate blanco. “Y lo digo pese a los giles que dudan de la condición de su chocolate”.

A modo de primicia exclusiva para este diario, Facundo adelanta que ya confirmó su asistencia a La Fiesta Nacional del Alfajor (14, 15 y 16 de octubre en La Falda). Respecto de la audaz lista rubricada con su nombre, aclara que la misma se confeccionó respetando un estricto orden de “indignidad”.

1) Alfajor Ser. “Un sobreviviente de la fiebre pseudo saludable que asoló la purísima tierra de los alfajores durante los fatigados años de neoliberalismo. No asume expresamente la infamante condición de «light» pero vaya si la insinúa con su paquetito verde. Ni las cuarenta calorías que lo separan de un Jorgito, ni la ausencia de grasas trans alcanzan a disimular la traición simbólica que entraña su concepto de «alfajor dietético»”.

2) Chocoarroz. “Una Academia Argentina de Letras verdaderamente comprometida con su labor procuraría restringir los excesos que cometen los genios publicitarios cada vez que, en pos de vender un producto invendible, reinventan el idioma y terminan bautizando alfajor a dos tapas superpuestas de arroz inflado”.

3) Bon oBon. “¿Para qué contaminar de cipayismo un emblema de la argentinidad como el alfajor? Reemplazar dulce de leche por mousse de chocolate, vaya y pase, y hasta tolero la inclusión de toda clase de frutas. Pero… ¡¿crema de maní?! Eso es forzar las cosas. El resultado está a la vista: un esperpento dulzón sin equilibrio ni gracia”.

4) Open 25. “Célebre por ostentar el envoltorio más espantoso, este alfajor que de vergüenza tiene sino el objetivo de embaucar a los contingentes de turistas que, ávidos de color local -I was told to buy alfajores- y desorientados por la inabarcable oferta, echan mano a lo primero que aparece y retornan a su patria con una seria indigestión”.

5) Café Martínez. “Existe entre los consumidores de alfajores y sus fabricantes un pacto sagrado que se asienta, más que en ningún otro rubro, sobre la base de la relación precio-calidad. Salvo por una excepción que no viene al caso, aquí no hay marcas sobrevaloradas: sus reputaciones son obra del reconocimiento sincero de sus compradores, y no de millonarias campañas de publicidad. Pues bien: Café Martínez viola esa lógica, y abusando de su imagen distinguida ofrece a un precio de élite ($32) un alfajor de lo más plebeyo”.

6) Carrefour. “La ambición desmedida de los empresarios por conquistar mercados e incrementar las ventas a veces tiene consecuencias nefastas. En este caso, el alfajor marca Carrefour es un alimento sin ninguna clase de aspiración, falto de amor y de esfuerzo. Tan pero tan anodino, que ni siquiera puede resaltar en fealdad. En definitiva, ni pena ni gloria. Nadie se acordará de él”.

7) Escolar. “Millones de niños hallan el sustento de cada día en dos o tres unidades de este auténtico alfajor de batalla. Preocupante. Y es que nada es lo que parece en el Escolar. El chocolate, si se puede decir así, no es chocolate. Lo reemplaza un baño de repostería, sin cacao y con aceite hidrogenado. Y el dulce de leche, si se me dispensa el término, se limita a la mera función estructural de mantener unidas a las dos galletas. Aunque no estoy seguro, hay pocos rastros de él. La justicia deberá dar cuenta de su paradero”.

8) Terrabusi. “Ay, manjar dorado, ¿qué ha quedado de tu antiguo esplendor? Eran los años ochenta. Mario Baracus exclamaba sonriente ‘Dígale sí a Terrabusi’ y exhibía el alfajor que cautivaría, con su genuino chocolate semi amargo y su esencia de licor, a una generación entera de jóvenes. Después la empresa se vendió a una multinacional y sucesivos abaratamientos de costos transformaron aquella gran golosina en el producto granuloso e insípido que es hoy. Así que disculpe, Míster T, pero esta vez, a Terrabusi, le diré NO”.

9) Tatín. “Dejemos de lado el apego emocional para encarar la cuestión del modo más objetivo posible, y admitamos que tanto el Tatín como el Guaymallén, su rival directo, adolecen de una misma flaqueza: la cobertura. Caracterizada popularmente como «cera de vela», el baño de repostería de cada uno de los Tatín que ingerí en mi vida fueron depositándose en mi paladar como capas geológicas. La más remota data de 1999”.

10) Fulbito. “O es inmune a la inflación o tal vez sea política estatal mantener su precio congelado. Carece de cobertura, pesa 25 gramos y convendría sincerar que más que de mousse, el alfajor está relleno de grasa con sabor a maní. ¿Pero qué más podemos pedirle a un producto que en los kioscos no supera los cinco pesos? El mejor peor alfajor. Y el osito, adorable”.

Fuente: clarín.com  Facundo Calabró, catador de alfajores

contadoreseninteraccion

contadoreseninteraccion

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.